portada   Oliva Sabuco    la Nueva Filosofía    El enigma Sabuco   noticias apuntes 2º bach.

Oliva Sabuco

 

(Los contenidos expuestos en esta página se basan en el libro El Enigma Sabuco de Ricardo González)

 

 

1.- OLIVA SABUCO Y SU ENTORNO FAMILIAR

 

Oliva Sabuco de Nantes Barrera fue bautizada el 2 de diciembre de 1562 en Alcaraz (Albacete), hija del bachiller Miguel Sabuco Álvarez y de su primera esposa, Francisca de Cózar,  En vez del apellido materno toma los de sus dos madrinas, y  también a veces antepone  el nombre de Luisa al de Oliva .  

 

Ocupa el quinto lugar entre los nueve hijos que el bachiller Sabuco tuvo con Francisca. Posteriormente el bachiller se casó con Ana García, con quien tuvo su décimo hijo. Cuando se publica la Nueva Filosofía, además de Oliva sobreviven solo tres de sus hermanos.

 

Oliva contrajo matrimonio con Acacio de Buedo el 18 de diciembre de 1580, con quien tuvo al menos 4 hijos. Durante la época de la publicación de la Nueva Filosofía, el matrimonio disfrutaba de una una excelente posición social y económica. como lo prueba la sustanciosa dote otorgada a los hijos, la existencia de mozas de servicio, la elevada cantidad con que resulta abonado Acacio por un escribano y el elevado montante de las operaciones que realiza, sobre todo en arrendamiento de impuestos, industria maderera y ganadería caprina. Acacio tuvo  varios  cargos  públicos  en  Alcaraz, comenzó    siendo    caballero    de    la    sierra,    después mayordomo del alholí mayor y finalmente regidor.  

 

[La fecha de defunción de Doña Oliva se ignora con exactitud, pero sabemos que dictó testamento el 13 de febrero de 1646 a la edad de 83 años, declarando estar viuda y encontrarse enferma (E. Valero, Testamento y última voluntad de Doña Oliva Sabuco, 2018).]

 

 

2.-  ENTORNO SOCIOCULTURAL

 

Aunque los estudios académicos oficiales estaban prohibidos a las mujeres, Oliva Sabuco es una de estas muchachas en las que se dan las circunstancias familiares favorables para el acceso a la formación intelectual, como ocurrió también con Luisa de Medrano, Beatriz Galindo, Juana Contretas, Isabel de Vergara, Luisa Sigea de Velasco, Juliana Morell, Rosario Cepeda y Mayo, Sor Juana Inés de la Cruz, etc.

 

El padrino de Oliva es el Doctor Heredia y sus dos madrinas son esposas de licenciados universitarios, de manera que la joven Oliva se mueve en el círculo de la élite cultural alcaraceña. Puede tener varias bibliotecas particulares a su disposición, incluida una de Medicina, la del Doctor Heredia, que la iniciaría en sus conocimientos médicos hasta que el Doctor falleció en 1578. También en esa época de juventud de Oliva había llegado a Alcaraz, procedente de Villanueva de los Infantes, el profesor Simón Abril, una eminencia en autores clásicos latinos y griegos, traductor de Aristóteles. Precisamente los clásicos griegos y latinos son la otra faceta en la que Oliva muestra sus conocimientos.

 

 

3.- LA ACOGIDA DE LA NUEVA FILOSOFÍA Y LA CUESTIÓN DE LA AUTORÍA

 

Tanto la Nueva Filosofía como su autora recibieron en su época grandes elogios. Lope de Vega considera a Doña Oliva como la décima Musa que habría que sumar a las nueve diosas culturales de la mitología griega. En La pícara Justina, López de Úbeda presenta a Oliva como modelo de inteligencia: más lista que Doña Oliva, mientras equipara su fama con la de Don Quijote, el Lazarillo de Tormes, Guzmán de Alfarache y la Celestina.

 

La Nueva Filosofía se fue difundiendo por el resto de Europa y América, de manera que durante el siglo XVIII el tema más recurrente se refiere al plagio por parte de ilustres médicos ingleses, como denunciaron  Boix y Moliner, Feijoo y el padre Pareja.

 

Es a mediados del siglo XIX cuando comienzan a surgir quienes dudan de la autoría de Oliva o de la importancia de su obra. Unos opinan que un libro tan destacado no es posible que fuese hecho por una mujer, sino que tuvo que ser obra de algún gran médico que quiso ocultar su nombre para lo cual se inventó el nombre de doña Oliva, la cual nunca habría existido en persona. Otros decían que el autor era un admirador secreto de la Sra,  y por eso la puso como autora del libro. Por otra parte, había quienes no dudaban de la autoría de Oliva pero restaban importancia al libro pues consideraban que ninguna mujer sería capaz de hacer una obra científica y filosófica importante. De manera que reconocían que Oliva era la autora pero su obra era mediocre. No obstante, la inmensa mayoría de autores ensalzaban a Doña Oliva como eminente filósofa, médica y escritora, reconociendo la excelencia de su obra, mientras criticaban a quienes querían robarle la autoría  con argumentos puramente machistas y misóginos.

 

 

A principios del siglo XX  se descubrió el testamento del padre de Oliva, que contiene un párrafo en el que el Bachiller realiza varias afirmaciones:

  • Que él es autor de la Nueva Filosofía y que tiene un documento que lo prueba, pero que se lo ha dejado en otra parte. O sea, que no presenta la supuesta prueba que menciona.

  • Que tiene el privilegio de impresión otorgado por el Rey, pero eso no es posible porque se otorgaba en exclusiva y Oliva demuestra que lo tiene publicándolo en su obra.

  • Que puso la obra a nombre de Oliva para darle fama y honra pero no el dinero que generase la publicación, lo cual es contradictorio por cuanto con esas manifestaciones lo que hace es arrebatarle el honor y la honra, 

 

La publicación del testamento no tuvo mucha repercusión en aquella época de principios del siglo XX ni durante la primera mitad del siglo, ya que la mayoría de autores no dieron crédito a lo que en él se afirmaba, de manera que la tendencia general fue seguir manteniendo a Oliva como autora. Hubo quienes añadieron el nombre del padre conjuntamente con el de la hija como si hubieran sido co-autores. No obstante, también existieron quienes se dejaron seducir por lo expresado literalmente en el testamento, por lo que se lanzaron a inventar teorías que justificasen el supuesto enfado del padre con la hija que propiciase su reivindicación de autoría.

 

Así, unos afirmaban que puso la obra a nombre de la hija y todo fue bien hasta que el padre se volvió a casar, lo que motivó que la hija quisiera apropiarse de las ganancias .Pero lo cierto es que el tiempo transcurrió al revés, las segundas nupcias fueron antes de la publicación de la obra. Otros directamente esgrimían argumentos machistas, afirmando que ni Oliva ni ninguna otra mujer pueden escribir un libro como la Nueva Filosofía por la única razón de que todas son débiles y pusilánimes.

 

En suma, a partir del descubrimiento del testamento en 1903 y durante la primera mitad del siglo XX, la mayoría de autores continuó respetando la autoría de Doña Oliva. Lo que cambió fue que los argumentos basados en prejuicios machistas fueron siendo sustituídos por los que se basaban en el testamento. 

 

Será durante la dictadura franquista cuando esta situación se invierta, el nombre de Oliva Sabuco es hecho desaparecer de las publicaciones, de los registros y los catálogos como si ella nunca hubiera existido, a la vez que pasan a ser mayoría quienes nieguen la autoría de Oliva, 

 

Con la llegada del siglo XXI la situación vuelve de nuevo a invertirse para quedar como antes del franquismo, siendo actualmente muchísimo más numerosos y cualificados quienes respetan la autoría de Oliva sobre su Nueva Filosofía. Algunos destacados autores venían apuntando la posibilidad de que el padre intentaba proteger a su hija de la Inquisición adjudicándose él mismo la autoría en el testamento, lo cual se confirmó en 2007 con el descubrimiento de más documentos familiares que demuestran que el testamento paterno era tan solo uno de los varios documentos que la familia Sabuco confeccionó para proteger a Oliva, tratando de desligarla de la obra, tras ser esta recogida por la Inquisición.

 

4.- TRANSCENDENCIA DE OLIVA SABUCO

 

La filósofa y científica del Siglo de Oro español Oliva Sabuco es una figura de relieve universal por dos motivos. Uno es por el contenido ético, científico y filosófico de su Nueva Filosofía de la naturaleza del hombre, que coloca a la alcaraceña a la altura de las grandes figuras intelectuales del renacimiento europeo. El otro motivo se debe a que, a lo largo de la Historia, se le ha pretendido despojar de su obra con argumentos puramente machistas, basados en la incapacidad intelectual de toda mujer; mientras que ha sido maltratada.

 

Oliva ha sido insultada, ridiculizada e injuriada como inmoral y vulgar, cuando en realidad da lecciones de una inmensa talla ética y moral en su obra. Sin ninguna prueba, ha sido denunciada como vil traidora para con su bondadoso padre, mala hija y mala hermana, que querría hacerse con toda la herencia derivada de la comercialización de la obra arrebatando su parte a los demás hermanos, cuando había pruebas de que estaba pasando una buena pensión a su padre, solidariamente con su hermano.

 

Los derechos legítimos de propiedad de Oliva sobre la Nueva Filosofía, constatados por los documentos oficiales otorgados por las máximas autoridades del Estado de su época, no han sido respetados en varios periodos históricos. Se ha condenado su figura a muerte personal e intelectual,  negándole hasta la posibilidad de escribir, eliminándola de sus propias cartas personales y borrándola de los catálogos y registros, haciendo desaparecer su nombre como si ella nunca hubiese existido.